Conexión permanente con el mundo

La ubicación en el Arco Atlántico, convierte al Puerto de Gijón en un nodo fundamental en el flujo de mercancías de 123 países, y el punto intermedio entre las rutas que unen Europa, América y Asia.

Garantía de abastecimiento

Por la terminal de contenedores llegan a Gijón todo tipo de mercancías. Muchas de las cosas que tenemos alrededor y que hacen que el mundo funcione, pasan por el puerto.